viernes, 6 de noviembre de 2015

Desafío de los 30 Días - Día 6

“No existe zona habitada, incluso en la actualidad, donde no existan leyendas, cuentos para asustar a los niños o historias de magia fantásticas y maravillosas que nos hacen sentir escalofríos. Highdell no es distinto. Seguro que conoces alguna de sus leyendas. Algo que se susurra tras las puertas, mientras sus narradores y sus oyentes se santiguan a sus dioses. Cuéntanosla.”

http://trasgotauro.com/2015/10/30/el-desafio-de-los-30-dias-3a-ed-participantes-y-una-modificacion/
La Hija de la Serpiente Estelar

Todo el mundo es capaz de ver casi todas las noches la estrellada cola de la poderosa serpiente Alaya que rodea al mundo, protegiéndolo de los ataques de Bolkar, la Insaciable Boca del Caos. A veces se ve caer una estrella fugaz desde la cola de Alaya, restos causados por su eterna lucha.

Se cuenta que hace muchos eones, Bolkar casi logró derrotar a Alaya, y muchas estrellas cayeron aquellos días. Uno de aquellos fragmentos era una hija de Alaya, nacida de su violenta unión con Bolkar. Cuentan que tenía el cuerpo de una esbelta mujer, cabellos de culebras, alas y la parte inferior de una gigantesca serpiente. Su nombre era Elennia, y poseía la sabiduría de su madre y la locura de su padre. Al caer se refugió en unas profundas cuevas, para escapar de los abrasadores ojos de su madre, a la cual temía al creerse impura e indigna. Salía por la noche, cuando el rostro de su madre se ocultaba tras el horizonte, para alimentarse, especialmente de los varones humanos. El lugar era evitado durante la noche, y a la entrada de la cueva se dejaban presentes y sacrificios humanos para calmar el hambre de Elennia.
 
Tiempo después una joven heroína, Takkerna, llegó a la zona. Se enamoró locamente de un joven albañil, Theorek, y a su vez despertó la lujuria en el Sumo Sacerdote de Elennia, Samek, el cual ordenó que Theorek fuese la siguiente víctima en ser sacrificada. El día del sacrificio Takkerna se enfrentó al Sumo Sacerdote para evitar el sacrificio, y con su acto levantó a las masas de la ciudad, que estaban hartas de ser sacrificadas a tan cruel divinidad. Al final, Takkerna y Samek cayeron dentro de la cueva. Samek fue devorado por Elennia y Takkerna aprovechó para atravesar con su lanza a través de su ponzoñosa boca, el único punto vulnerable que tenía, hiriéndola gravemente. Elennia enloqueció, golpeando violentamente con su enorme cuerpo serpentino las paredes de la caverna, provocando un gran derrumbe que bloqueó la entrada.


Theorek fue nombrado por el pueblo nuevo gobernador, y él ordenó levantar un templo sobre las ruinas de la entrada a la caverna de Elennia, en honor a Takkerna, protegido por una orden de mujeres guerreras. Se dice que Elennia no murió, si no que entro en un estado de sopor, y que a veces sus sueños pueden provocan la locura en aquellos que los comparten inconscientemente o mostrarles visiones de posibles futuros.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario