miércoles, 4 de noviembre de 2015

Desafío de los 30 Días - Día 4

"En todo mundo de fantasía medieval existen grandes dioses, gigantescos poderes que enfrentan a sus seguidores, unos contra otros, que los envían a grandes gestas, los utilizan en sus maquinaciones, y los empujan a guerras con y sin sentido. Todos han oído hablar de esas grandes entidades. Los Valar del Señor de los Anillos. Los desaparecidos y retornados dioses de la Dragonlance. Los poderes del Caos de Elric. E incluso en la historia antigua tenemos a los dioses romanos, griegos, persas, aztecas, etc, etc. Pero no vamos a acordarnos de ellos. Hoy es día para acordarse de esos dioses menores, esos pequeños poderes, tan extraños como desconocidos, cuyas aspiraciones son tan ignotas como son sus avatares. Elige o inventa a uno de esos dioses y descríbelo."

http://trasgotauro.com/2015/10/30/el-desafio-de-los-30-dias-3a-ed-participantes-y-una-modificacion/
El Gorocha, el Engendrador de Monstruos

El Gorocha es un dios muy antiguo, tanto como es posible recordar. Es un dios viviente de la fertilidad, y es el padre y la madre, literalmente, de cientos de especies y monstruosidades. Vive en lo más profundo del Bosque Viejo, rodeado por muchos de sus descendientes. Algunos de estos son únicos, mientras que otros se han convertido en especies propiamente dichas, como los faunos, los ogros, los minotauros, etc.

Su aspecto es realmente poco atractivo, siendo una enorme mole peluda con cornamenta, largos colmillos y garras, con desproporcionados genitales de ambos sexos, pero extrañamente, se habla de una irresistible atracción sexual hacia esta entidad. El mínimo roce de su piel produce un éxtasis sensorial inigualable, y el Gorocha gusta de retozar con todo tipo de criaturas, sea cual sea su sexualidad, de cuyos encuentros suele surgir una descendencia, ya sea en la pareja o en el propio Gorocha.

Entre sus seguidores cabe destacar a las Brujas Verdes, una amplia cábala de hermosas brujas, de cuerpos desnudos y aceitados, enjoyadas con torques y brazaletes, que son las encargadas de llevar a cabo los rituales lunares y las festividades en honor a su cornudo señor, y además sirven como su guardia de honor.

Aunque el Gorocha fue más adorado en la antigüedad, en la actualidad sigue siendo reverenciado por los seguidores del Viejo Culto y por aquellos que buscan la fertilidad. Suelen dejarle pequeños presentes cerca de los ídolos toscamente tallados y normalmente cubiertos de moho y líquenes que a veces aparecen en los lindes de los bosques o de los senderos que los atraviesan. Solo los desesperados o los locos se atreven a buscar un encuentro directo con el Gorocha, ya que es de sobra conocido lo celosamente que guardan sus hijos el abrupto territorio que sigue controlando directamente.

1 comentario:

  1. De los que he leido el mejor, sin duda. De hecho voy a incluirlo en mi siguiente partida

    ResponderEliminar