jueves, 26 de noviembre de 2015

Desafío de los 30 Días - Día 23

Y siguiendo con la tónica de los últimos retos, llegamos al momento en el que nos toca hablar de las localizaciones geográficas cercanas a Highdell que nombramos en la pregunta numero 5. No existe en un mundo de fantasía una localización geográfica que no sufra de algún tipo de aventura o situación que arranque una aventura. Así que, como reto, elige dos de las localizaciones geográficas (que no sea la tuya) y escribe una idea de aventura para cada una.”

http://trasgotauro.com/2015/10/30/el-desafio-de-los-30-dias-3a-ed-participantes-y-una-modificacion/
El Gran Pozo

El pozo llamado popularmente "El Ojete del Demonio" es muy antiguo, algunos dirian que incluso más que la cercana ciudad de Highdell. Debió de ser una edificación en algún momento, ya que todavía quedan algunos restos de las piedras de sus muros, ya meros muñones desgastados por el tiempo y el clima.

Es un punto muy conocido tanto por viajeros como por pastores, donde poder resguardarse del clima y llenar los odres en un pequeño arroyo en su fondo.

Sin embargo, hace unas semanas que la gente del lugar dice que el agua tiene un sabor extraño, un poco a podredumbre, y un extraño limo verdoso está creciendo en las paredes del pozo.

Pero lo realmente inquietante son las desapariciones que están teniendo lugar, pastores y viajeros solitarios. El último en desaparecer ha sido un poderoso sacerdote que volvía de visitar a una "prima", y aquí es donde el magistrado de Highdell ha ordenado que se resuelva el asunto, para lo cual ha decidido contratar a algunos aventureros. Sospechan de algo que se oculta en el fondo del pozo, dadas las huellas de arrastre dejadas en la última desaparición.



Descubrirán que el limo que infesta el pozo es simplemente la avanzadilla de algo mucho más peligroso que se ha instalado en las profundidades de Highdell, amenazando con conquistarlo todo si alguien no termina rápidamente con su amenaza.



El Camino Áureo, tras abandonar el Bosque del Olvido, pasa por una tierra agreste, rocosa, rodeada por colinas escarpadas de color oscuro y vegetación escasa. Allí hay varias pequeñas minas que extraen la pizarra que cubre los tejados de Highdell.

A medio camino entre el bosque y Highdell, tras pasar la aldea minera de Midsommer, el camino cruza por un estrechamiento, con una pared rocosa al este y un barranco al oeste, el cual desciende hasta una laguna de aguas oscuras, en el centro del cual se levanta una pequeña isla, y sobre ella las ruinas de una antiquísima torre.

Los viajeros experimentados hacen todo lo posible por no tener que hacer noche en ese paraje, ya que se dice que es un lugar encantado y muchos son los viajeros que allí desaparecen.

Sin embargo, hasta Highdell se ha trasladado un joven aristócrata llamado Edmundo Favell, que posee los títulos de propiedad de la vieja torre y de un buen trozo de las tierras que la rodean. Él dice que ni siquiera conocía la existencia de ese rincón, que los papeles aparecieron en un viejo arcón en la buhardilla de su mansión de la capital, al parecer provenientes de un antepasado suyo llamado Fensalir. Ya que está de paso por Highdell, quiere que un grupo de aventureros exploren la torre y acaben con cualquier alimaña que allí pueda morar. Tiene planes para explotar los yacimientos de pizarra de esas tierras, y el lago y su torre pueden ser un buen punto de partida.

En la torre no queda mucho que explorar, pero bajo la misma se extiende una red de misteriosos
túneles perfectamente excavados y unas grandes cavernas, en parte anegadas y que conectan con el lago exterior. Allí mora en mismísimo Fensalir, convertido en una aberración a causa de una terrible maldición lanzada por su amada, a la que mantenía prisionera en esa torre, y la cual se dio muerte arrojándose desde la ventana más alta durante una noche de tormenta. En el mismo momento en el que su cuerpo se destrozó contra las aserradas piedras de la base de la torre, un rayo hendió la torre, incendiándola, y el cuerpo de Fensalir empezó a convulsionarse violentamente, convirtiéndose físicamente en el monstruo que había demostrado ser. Desde entonces sobrevive bajo las aguas del lago y en las cavernas, de las que solo sale de noche para atrapar peces o a algún incauto viajero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario