sábado, 21 de noviembre de 2015

Desafío de los 30 Días - Día 19

"Muchos mundos de fantasía comparten gran parte de las razas que habitan en todos ellos. Que si orcos, que si elfos, que si goblins, que si enanos… etc, etc, etc. De vez en cuando alguna ambientación nos sorprende con una característica nueva. Si tuvieras que definir una característica especial de una raza de fantasía que pertenezca a la ambientación de Highdell… ¿cual sería?"

http://trasgotauro.com/2015/10/30/el-desafio-de-los-30-dias-3a-ed-participantes-y-una-modificacion/

Pues en esta ambientación había pensado en no meter a las razas típicas de la fantasía clásica, como elfos, enanos, orcos o halfings (especialmente halflings ;D), si no que habrá una especie de espíritus vinculados a fenómenos de la naturaleza, pero más en plan individuos que como razas. Habrá driadas o ninfas, pero no se trata de una raza en si misma, si no espíritus individuales diversos, solo que el conocimiento popular llama ninfas a todos aquellos que están vinculados a los ríos y lagos, o driadas a los que están vinculados a los árboles. Podría ser admisible que un jugador crease uno de estos individuos para su personaje, dándole un sentido y una motivación, claro está.

Como razas humanoides que podrían ser jugables, metería a los hombres bestia, los descendientes del Gorocha, y los cuales no tienen una fisionomía típica, si no que cada uno tiene una serie de características animales variadas. Su concepción como raza se basa más en el hecho de que pueden reproducirse entre ellos, dando lugar a nuevos miembros, aunque con nuevos atributos (que podrían estar o no relacionados con los de sus padres).

En fin, no sé si queda muy claro o no, pero estoy un poco cansado de las razas típicas semi humanas, encasilladas en marcados arquetipos.

Un saludo

No hay comentarios:

Publicar un comentario